La sociedad en la que vivimos actualmente cambia de manera constante los cánones de lo que se considera estéticamente bello, por lo que es usual que cambiemos de estilo, compremos ropa de moda, cambiar el color de cabello, entre muchas otras, pues ser aceptados es algo que todos buscamos y queremos. Sin embargo existe una figura estética que nunca pasará de moda y que ha hecho que miles de mujeres en la historia sean recordadas por su espectacular cuerpo.

Las “Curvy” o mujeres con curvas han tomado la batuta y se han establecido como un modelo de corporalidad femenina durante las últimas décadas. Por ello conseguir una silueta curvilínea que puede destacar los mejores atributos del cuerpo de la mujer se ha convertido es una necesidad, siendo el aumento de glúteos Bogotá una de las cirugías más realizadas para cumplir con este propósito.

Y es que no podemos culpar a las mujeres de tener una silueta como esta, pues como lo mencionábamos anteriormente tanto actrices como artistas de la televisión, el cine y la música han puesto en evidencia que las curvas de una mujer son algo que todos deberíamos apreciar y no condenar como se hacía en otro momento, donde la delgadez extrema era estéticamente bella y las mujeres con otro tipo de siluetas eran simplemente consideradas como “fat women”.

Pero este estereotipo de belleza con curvas no viene de ahora ni desde hace algunos años, esto viene de épocas muy antiguas con en los años 40’s, 50’s y 60’s donde las mujeres lucían sus cuerpos voluptuosos con tal seguridad, que si en esa época se hubiera pensando que lo bello era lo que se veía en las pasarelas de moda, muy seguramente para estas mujeres hubiera sido algo completamente equivocado.

Su deseo por verse “grandes” era algo que no se quedaba solamente en su cuerpo, sino también en la ropa que se elegía, pues los vestidos tenían una forma acampanada o en línea A que hacían que la parte de su cintura se viera mucho más pequeña y de ahí para abajo fuera mucho más amplio, logrando que las caderas y los glúteos sobresalieran mucho más.

Al romper con los estereotipos de belleza que habían marcado más de 30 décadas, donde las modelos se consideraban bellas con cuerpos casi esqueléticos conseguidos con prácticas muy poco sanas, las mujeres “curvy” llegaron para hacerse notar y decir: “Tener curvas es fantástico. Nos vemos femeninas, nos vemos como lo que somos, mujeres reales” haciendo que miles de jóvenes en el mundo comenzaran a amar su cuerpo y otras a desear tenerlo más voluptuoso.

Al empoderarse de los medios de comunicación, convirtiéndose en líderes de opinión, mujeres como J.Lo, Beyoncé, Megan Traynor, Salma Hayeck, entre muchas más, han invitado a millones de personas en el mundo a querer sus curvas y a sentirse completamente bellas. Tanto ha sido el impacto que incluso en la música han surgido canciones alusivas a las mujeres que tienen unos glúteos prominentes en donde se les invita a sentirse sensuales y atractivas sin importar lo que piensen los demás. En este orden de ideas, es natural que al haber cambiado estos estándares de belleza, se haya logrado que la población femenina esté más interesada en una silueta con una forma de guitarra, donde las caderas y el aumento de glúteos Bogotá terminan siendo un punto focal de atención.

En Latinoamérica, aunque no es la regla, se conoce que la mayoría de las mujeres no tienen el cuerpo de modelo europea que algunos todavía consideran estético, sino que por el contrario, son mujeres con cuerpos más similares a los de la vieja data, como el de la bellísima Marilyn Monroe, quien nunca fue delgada sino una mujer con un escote prominente, una cintura definida y una parte trasera envidiable.

De hecho este imaginario de cuerpo perfecto ha sido reforzado por toda la cultura pop del momento, pues teniendo en cuenta que la mayoría de videos en la actualidad exponen siluetas curvilíneas, despampanantes y completamente hermosas, las mujeres han direccionado sus esfuerzos para conseguir esta figura, razón por la que si con el ejercicio físico no se logran los resultados que desean, recurren a la cirugía plástica para hacerlo posible.

Es muy importante mencionar que, a pesar de tener un modelo de inspiración definido para este fin, no se puede concebir un cuerpo fuera de sus proporciones naturales, o para lo que naturalmente pueda verse bien, pues a veces la iniciativa de muchos mujeres es tener un aumento de glúteos Bogotá que se parezca a la figura de algunas actrices o artistas pero que con su cuerpo no queda nada bien, lo que hace importante que la paciente comprenda que no es posible o recomendable conseguir una silueta que no esté bien proporcionada con su cuerpo ya altura.

La idea es que se puedan realizar los cambios que considera importantes para su cuerpo, pero sin perder lo que es su cuerpo como tal, pues esto también podría considerarse como una deformación de la que luego podrá arrepentirse, más teniendo en cuenta que esta zona del cuerpo requiere de muchos cuidados luego de colocar los implantes, pues es necesario que se comprometa a continuar la actividad física para que el músculo pueda ser un gran soporte.

Ahora viendo que las curvas son lo que es completamente atemporal y que queda bien con cualquier estilo que elija, si considera que su cuerpo puede lucir un poco mejor con un aumento de glúteos Bogotá, puede ponerse en contacto conmigo y hacer una cita de valoración para explorar un poco su figura y darle las opciones más naturales posibles. Recuerde que los procedimientos quirúrgicos no son un juego y que debe buscar a un profesional que pueda darle garantías y beneficios a su salud.