blefaroplastia_3

BLEFAROPLASTIA (rejuvenecimiento de los párpados)

Los ojos son las ventanas de alma, son el contacto con el mundo, y por ende hay que darles la importancia que se merecen, pues además pueden cambiar no sólo la expresión de la mirada sino de la cara. Nuestros intereses y cómo nos sentimos tanto física como emocionalmente se reflejan a través de nuestros ojos.

Desafortunadamente factores hereditarios y los signos de envejecimiento pueden impactar de una forma importante nuestros ojos y a veces reflejan lo contrario a lo que sentimos.

Si usted se encuentra inconforme con la apariencia de sus párpados, por estar caídos, tener exceso de piel que la hace ver triste o de mal genio, o de ojos que la hacen ver cansada por pronunciación de las bolsas de grasa, la blefaroplastia puede ser una buena elección para usted.

En general, la blefaroplastia corrige el exceso de piel, de tejido y de grasa que contribuye a esos cambios en la mirada y afectan los párpados superiores e inferiores, ayudando a devolverle a su mirada una expresión más juvenil y renovada.

La blefaroplastia puede tratar:

  • Piel caída y colgante que crea surcos en los párpados superiores e inferiores que esconden el contorno natural de los ojos.
  • Exceso de piel que cuelga de los párpados superiores que en ocasiones afecta la visión.
  • Los depósitos grasos que se manifiestan como bolsas en párpados superiores e inferiores.
  • Párpados caídos.
  • Arrugas en los párpados inferiores.

Estas condiciones usualmente aparecen por el proceso normal del envejecimiento y por factores hereditarios.

La blefaroplastia remueve el exceso de piel, elimina las bolsas grasas y restaura la firmeza de los párpados y de los tejidos alrededor del ojo, haciendo ver al paciente más descansado y alerta.

El proceso normal de recuperación después de la blefaroplastia puede traer consigo inflamación, presencia de equimosis (morados), irritación y en ocasiones sensación de “ojo seco”, que puede ser manejado con medicaciones, compresas frías y ungüentos. Este proceso puede durar de 5 a 10 días luego de los cuales podrá retomar sus actividades diarias sin ningún problema. El resultado final aparecerá con el tiempo, usualmente en un par de semanas y las incisiones se desvanecerán y serán imperceptibles.