Mamoplastia

La mamoplastia es una intervención quirúrgica en la que se trabajan la forma y talla de las mamas también llamadas senos o pechos.

MamoplastiaLa palabra mama es un término científico que se utiliza para señalar la región delantera superior del tronco femenino humano. Una mama se compone de tejido adiposo, tejido glandular y nervioso, vasos sanguíneos, así como conductos linfáticos y para la leche.

Está ubicada sobre el músculo pectoral mayor. Las prótesis de mama pueden colocarse bajo este músculo o encima de él, esto depende de la espesura del tejido mamario pues este debe ser capaz de cubrir satisfactoriamente las prótesis o implantes.

La capa de grasa o el tejido adiposo en las mamas es el que hace que el busto tenga ese característico tacto blando además de darle su forma, aunque esto también depende de la elasticidad de la piel de la paciente.

Por ejemplo, una mujer joven tiene un busto más firme porque sus mamas están formadas en su mayoría por tejido glandular y muy poco adiposo.

Con el paso del tiempo las mamas tienen una apariencia inevitablemente más flácida, debido a que el tejido glandular es sustituido por el tejido adiposo paulatinamente. Cuando una mujer envejece, el tejido adiposo en sus mamas se pierde provocando el pecho caído.

Es importante destacar que las mamas no son músculos, por lo que hacer ejercicio para tonificar o aumentar su tamaño es un tanto absurdo. Sólo mediante una mamoplastia es que el busto puede incrementar o disminuir su tamaño.

En la cirugía de mamoplastia las marcas en la piel o cicatrices son inevitables, es por eso que se recomienda elegir un buen cirujano, pues este procurará hacer incisiones en torno a la areola del pezón y en líneas verticales, incluso en las axilas para reducir el impacto y notoriedad de las cicatrices, y dar lugar a que éstas disminuyan su apariencia paulatinamente con el tiempo.

Existen cuatro tipos de intervenciones por mamoplastia, que atienden necesidades específicas en cada mujer y pueden ser de:

Mamoplastia de aumento. Es una intervención en donde se aumenta el tamaño de los senos por medio de prótesis que pueden estar rellenas de soluciones salinas o de silicona. Pueden ser de forma redonda o de gota; esta última forma es más anatómica y proporciona al pecho una caída natural, muy parecida a la de los senos sin intervención. Su tamaño varía pero generalmente, todas las prótesis están fabricadas con silicona.

Elegir el tipo de prótesis es función del cirujano, por lo que se aconseja seguir las instrucciones y confiar en sus criterios de elección, pues él sabrá qué materiales utilizar cuidando que vayan acorde al perfil de la paciente. Estos implantes puede introducirse vía submamaria que es mediante una incisión ubicada en el pliegue submamario; vía areolar, con una incisión en medio de la areola y del pezón; por vía axilar, mediante una incisión en la axila a través de la cual se inserta la prótesis; o también puede ser por vía transumbilical en donde la prótesis se introduce a través de una cicatriz remota en el ombligo. Este último procedimiento se conoce también como Trans-umbilical breast augmentation o TUBA, por sus siglas en inglés.

Mamoplastia de reducción. A diferencia de la de aumento, esta cirugía se enfoca principalmente en reducir y/o cambiar la posición de los senos. En este procedimiento, se busca reducir la grasa, el tejido glandular mamario y el exceso de piel para darle a los senos una apariencia más estética y de proporción armónica con el resto del cuerpo, haciendo a las mamas más ligeras, pequeñas y firmes.

De igual forma, con esta intervención quirúrgica también puede reducirse el tamaño de la aureola del pezón para hacerlo lucir más proporcional y estético. Esta cirugía se enfoca en ayudar a mujeres con hipertrofia mamaria y que desean corregir posibles problemas relacionados con su espina dorsal o en la cervical provocados por una mala postura.

Mamoplastia de levantamiento. Es un procedimiento que es utilizado para  dar forma a los senos endureciendo el tejido mamario, eliminando el exceso de piel y grasa, lo que produce un notorio levantamiento y firmeza en las mamas. Misma que fue perdiéndose con el paso del tiempo debido a la pérdida en la elasticidad en la piel originado por la edad o la lactancia.

Mamoplastia reconstructiva. Esta cirugía forma parte del tratamiento completo contra el cáncer de mama. Según sea el caso, dicha reconstrucción puede realizarse durante la  mastectomía (extirpación de la glándula mamaria), o bien será aconsejable realizarla posteriormente, luego de unos meses o al finalizar la radioterapia.

Existen diversas técnicas de reconstrucción mamaria: hay una que usa tejidos de la propia paciente para darle una apariencia más natural que no se verá afectada por el paso del tiempo, ni por cambios en la postura o con el aumento o pérdida de peso.

En esta intervención se recomienda el uso de expansores tisulares para conseguir una distención suficiente en la piel como para colocar una prótesis definitiva. Los expansores tisulares son prótesis de silicona rellenas de suero fisiológico, que permiten expandir gradualmente los tejidos blandos del área del busto tras la mastectomía, con la finalidad de que, una vez distendidos, puedan cubrir adecuadamente una prótesis mamaria definitiva.

Las reconstrucciones mamarias o mamoplastias reconstructivas constan de una serie de dos o tres intervenciones quirúrgicas en las que se trabaja la reconstrucción del área afectada, la reconstrucción del área areola-pezón, así como la sustitución del expansor tisular por el implante definitivo.

Es muy importante que en el caso de que quieras someterte a una intervención quirúrgica por mamoplastia analices bien el tipo de cambio que quieras para ti misma, así como asumir los posibles riesgos a los que te enfrentarías. Sin embargo, toda mujer tiene derecho a realizarse de la manera en que ella así lo decida y sin poner en riesgo su integridad física, su vida o su salud.

Nosotros te ofrecemos este y otros servicios. Al finalizar cualquier procedimiento, se cierran las incisiones con puntos de sutura y los senos deben envolverse en un vendaje de apoyo especial. Debes permanecer en el hospital por una noche o dos para el seguimiento y el tiempo de descanso que recomendamos es de una a dos semanas para recuperarte, esto en promedio.