Otoplastía

Corregir o mejorar algunas partes de nuestro cuerpo se ha convertido en uno de los objetivos principales de muchas personas.  Una de las zonas que llama la atención por las razones equivocadas son las orejas, por ello muchas personas sufren de baja autoestima pues consideran que su fisionomía no es la correcta y esto ocasiona que su rostro tenga un aspecto gracioso, que muchas veces ha sido la burla de sus allegados o amigos.

Otoplastia | Felipe Castro Esguerra

Si usted considera que tiene una forma extraña en sus orejas, no se preocupe, no tiene que recurrir a quitársela de la misma manera que lo hizo Vincent Van Gogh, todo lo contrario, ahora existe una cirugía llamada otoplastia, que practicada por las manos de un profesional,  hará que esta parte de su cuerpo luzca mucho mejor que antes. Esta intervención está dirigida a corregir las imperfecciones de las orejas. Con este procedimiento se consigue disminuir el tamaño de las orejas que tenga un aspecto desproporcionado y renovar su forma. De la misma forma se hace para reposicionar las orejas sobresalientes del cráneo o transformar alguna modificación en la forma o llevarlas a una colocación más uniforme y unirlas cerca a la cabeza.

Usualmente es una intervención que se realiza entre los 4 y 14 años de edad. Se recomienda practicarla antes de comenzar la etapa escolar con el fin de que el infante no sufra de burlas que puedan afectar su autoestima y su correcto desarrollo social. Antes de los 4 años no es aconsejable hacer la cirugía debido a que la oreja no se ha terminad de formar completamente. Del mismo modo es magnífica para hombres y mujeres que ya están en la etapa adulta y que manifiesten alguna inconformidad con el aspecto de sus orejas. Este procedimiento dura entre 30 y 60 minutos, por lo que se considera una cirugía ambulatoria y genera una invalidez de 8 días. Los puntos se quitan 15 días después de realizar la intervención.

Existen diversas técnicas para realizar el procedimiento, pero cuál de ellas se utilizará para su cirugía sólo depende de la condición de sus orejas y de la práctica del cirujano, lo que no podemos ocultar es que independientemente de cuál sea el usado, sus resultados son innegables. La otoplastia representa una solución insuperable para corregir las imperfecciones de las orejas, no importa cuál sea. Además de grandes ventajas que usted podrá conocer a continuación:

  • Incrementa la autoestima.
  • Se realiza con diminutos cortes o incisiones.
  • Práctica quirúrgica innovadora.
  • Aplicación de sedante local o general.
  • Suturas y cicatrices casi imperceptibles.
  • Efectos de forma y tamaño naturales.

Aunque no es una cirugía costosa en comparación a otros procedimientos estéticos, tampoco es una de las más económicas. Se estima que esta cirugía tiene un valor entre los 2 millones y los 4 millones de pesos, es decir, que incluye el trabajo que realiza el especialista en sus orejas y la aplicación de la anestesia local. Este número depende de varios factores que solo pueden identificarse al momento de la consulta con el cirujano plástico, pues hay que tener claro que no todos los cuerpos son iguales, por lo tanto requieren de intervenciones distintas.

Uno de los requisitos principales que usted debe cumplir para ser un candidato idóneo para practicarse esta intervención, es la realización de unos exámenes rutinarios que indicaran como esta su cuerpo internamente y si podrá soportar el tiempo de la cirugía, que no es extenso y además si tiene alguna afección que represente el riesgo del uso de la anestesia. Estos son:

  • Cuadro Hemático: A través de esta prueba se puede analizar qué tanta tolerancia tiene al sangrado, indicando información específica como la de los tiempos que tarda en la coagulación.
  • Niveles de Azúcar: Este examen permite considerar la capacidad de cicatrización o advertir complicaciones de infección.

Pero no solamente usted debe ser quien cumpla algunos requisitos, pues es importante que también se sienta con el derecho de exigir mejores condiciones para realizar su procedimiento quirúrgico, además porque como toda intervención tiene sus riesgos. Tenga en cuenta:

  • Confirme que su cirujano plástico pertenezca o sea miembro activo de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica.
  • Siga todas las recomendaciones que el profesional le ha sugerido al pie de la letra para evitar complicaciones o malestar.
  • Asegúrese de que la clínica en donde se practicará la otoplastia, cuente con el respaldo de la ley colombiana. Para ello pida toda la información que sea necesaria y verifíquela con las entidades correspondientes. Ser un gran detective le traerá más que buenos beneficios.
  • Pídale al cirujano plástico que le muestre evidencias y testimonios de pacientes que se hayan sometido antes a este tipo de intervención. Esto le permitirá hacer un pequeño muestro de cómo han sido los resultados de la misma y como ha mejorado el aspecto de cada uno de ellos.

Los resultados que genera el someterse cirugía de orejas, habitualmente son de gra duración y conservan un aspecto muy naturale. Sin embargo, hay que aclarar que por causas ajenas al procedimiento y al profesional que realiza la intervención, estos efectos pueden verse afectados por condiciones como la gravedad y el envejecimiento, ya que se ha confirmado científicamente que las orejas son uno de los órganos de nuestro cuerpo que nunca para de crecer.

Ya que se ha informado un poco más sobre este procedimiento, es importante que pida la opinión de un experto. Por ello lo invitamos a que pregunte por su cirugía de orejas u otoplastia en manos del Dr. Felipe Castro Esguerra, él es un profesional más que calificado para llevar a cabo estas intervenciones y entregarle los mejores resultados posibles.