Vaginoplastia

Esta es una de las cirugías que más tabú representa en nuestra sociedad actual, debido al área tan privada y delicada que involucra. Algunas mujeres se sienten incomodas hablado respecto a su zona íntima y más si es para corregir algún problema o deformidad. Aunque no parezca, son muchas las damas que sienten que su vagina no tiene una forma armoniosa, sobre todo después de haber pasado por un parto y se someten a procedimientos como el de la Vaginoplastia para mejorar el aspecto de esta zona.

Vaginoplastia | Felipe Castro Esguerra

Esta intervención también es conocida como rejuvenecimiento vaginal. La finalidad de dicho procedimiento es permitirle a los músculos de la vagina recuperar su tonicidad que pudo haberse perdido por algún problema, enfermedad o por la maternidad al momento de dar a luz. Este logra reconstruir o mejorar el aspecto de la vagina, que puede estar motivado por razones estéticas o de salud. Al realizar este procedimiento se le da la oportunidad al musculo de contraerse y relajarse cada vez que sea necesario, mejorando significativamente la fuerza de este órgano.

Existen patologías que han sido tratadas a lo largo del tiempo y que pueden corregirse gracias a este procedimiento. En la antigüedad hablar de mejorar la vagina era casi que imposible pues nadie se atrevía a tocar esa zona tan íntima y delicada, además porque los riesgos de infecciones son más altos que en otras áreas dadas sus condiciones de humedad natural. Una de las causas para realizar una Vaginoplastia está relacionada con la forma de los labios menores, que por ser prominentes sobresalen de la ropa interior e incluso pueden notarse con el uso de la ropa exterior. Existen casos donde alcanzan a medir entre 8 y 9 cm ocasionando grandes daños a la autoestima.

Este problema se puede generar por diferentes factores, siendo el parto el más usual.  Sin embargo algunas damas han tenido esto desde que se desarrollan por motivos naturales. Esto causa una gran angustia e inseguridad en las mujeres que la padecen, pues tienen una vida sexual limitada ya que no quieren que ningún hombre o su pareja las vea desnudas, para que no puedan notar la deformidad. Medicamente se han conocido algunos casos donde las pacientes han sufrido grandes traumas por malos comentarios hechos por los hombres al momento de tener intimidad, lo cual ha causado que desistan de buscar generar vínculos amorosos con ellos.

Para corregirlo es necesario realizar un procedimiento conocido como labioplastia, que logra mejorar el aspecto de los labios, cortando una parte de ellos, reduciéndolos significativamente y dándoles una nueva forma, posibilitando que la mujer pueda usar todo tipo de ropa interior sin que se note esta pequeña parte de su órgano. Se realiza a través de un láser que permite cortar el tejido que produce la inseguridad y luego se mejora la mucosa vaginal con el fin de mejorar la estética de los labios menores.

Una vez que se realiza este procedimiento es importante que la paciente siga todas las indicaciones médicas de cuidado que le ha indicado el cirujano, ya que por la naturaleza del área se presentan infecciones y complicaciones con mucha frecuencia. Cuando todos los tejidos hayan cicatrizado correctamente, las mujeres que se sometieron a esta intervención mejoraran trascendentalmente su vida sexual pues ya no estará la incomodidad y el dolor que causaban estas protuberancias, además de que su autoestima estará por los cielos. Tampoco presentaran más infecciones vaginales asociadas con el padecimiento.

Otra de las causas para realizar una Vaginoplastia considera la agenesia vaginal. Esta se produce cuando en la adolescencia, que es la etapa adecuada para que la mujer comience con todo su desarrollo reproductivo a través de la menstruación, muestra la ausencia de sangrado, por lo que al consultar con el medico este la remite directamente con el ginecólogo para que este examine la forma y tamaño de su vagina, además de enviarle unos exámenes de rutina que se asocian con los ultrasonidos vaginales para determinar que sus órganos reproductores internos se encuentren allí y en buen estado. No obstante, hay que considerar que no en todos los casos que se presente esta afección puede corregirse a través de esta intervención, pues puede requerir de un trasplante de vagina que es un procedimiento diferente.

El prolapso también se considera como una causa frecuente para someterse a esta cirugía. Este procedimiento se realiza mientras la paciente está bajo el efecto de la anestesia general o raquídea. Con la primera sedación, se encontrará completamente dormido y no sentirá ninguna molestia o dolor. Con la segunda, tendrá la posibilidad de estar despierto durante toda la intervención, pero no tendrá ninguna sensibilidad desde la cintura hacia abajo por lo que tampoco habrá la presencia de dolor. Es posible que el profesional considere darle otros medicamentos adicionales para conseguir que pueda relajarse completamente.

Durante esta cirugía se trasladará la vejiga hasta su ubicación normal, las paredes vaginales pueden doblarse o en caso de ser necesario se procede a cortarlas, se colocan suturas sobre los tejidos que se encuentran entre la vejiga y la vagina para sostener las paredes internas de está manteniéndola en la posición correcta. Una vez terminada la intervención y con un periodo de recuperación adecuado, la paciente recuperará la fuerza en sus músculos vaginales que evitaran que la vejiga caiga nuevamente y se presenten molestias como la incontinencia.

La vaginoplastia es un procedimiento que debe considerar únicamente cuando sea necesario. Hable con su cirujano y escuche las opiniones que este tenga para darle. En el caso del Dr. Felipe Castro, le dirá de forma honesta si usted es candidata o no para esta cirugía, pues no la hará someterse a un procedimiento que además es doloroso y con muchos riesgos de no ser necesario. Consúltelo también con su pareja sobre lo que piensa hacer, recuerde que la vida íntima en pareja es de dos y no de uno solo.